“Hoy más que nunca necesitamos ser sencillos y humildes” Mons. Ruy Rendón

0
1589

El arzobispo Mons. Ruy Rendón Leal ordena diácono al H. Javier Gaxiola Loustaunau, L.C., en Hermosillo, Sonora.

EL sábado 20 de mayo Javier Gaxiola Loustaunau, L.C., recibió el orden del diaconado por la imposición de las manos del Arzobispo de Hermosillo, Mons. Ruy Rendón Leal en la parroquia del Espíritu Santo.

La celebración fue muy emotiva, ya que el H. Javier Gaxiola es originario de esta ciudad y asistieron muchos de sus amigos, vecinos, familiares, miembros del Movimiento Regnum Christi, el padre Eduardo Contreras, párroco de ese templo y 15 legionarios de Cristo que concelebraron la misa.

Al inicio del rito de ordenación Diaconal, el director territorial de Monterrey, el P. Paul Lara, L.C. invitó al H. Javier Gaxiola a presentarse ante la asamblea para dar paso a la ordenación de manos de Mons. Rendón. Un momento muy impactante fue cuando se postró en el piso el ordenado, y el Arzobispo, sacerdotes y asistentes, rezaron la Letanía de los Santos.

El arzobispo de Hermosillo expresó unas palabras muy significativas al nuevo diácono: “Quiero decirte Javier que como diácono tienes una gran encomienda, pero lo primero que quiero pedirte es que siempre seas un diácono, un servidor, humilde y sencillo. Hoy más que nunca, ustedes hermanos y hermanas, reclaman de nosotros los diáconos, los presbíteros y los obispos, que seamos humildes y sencillos, que quitemos de nuestro corazón el orgullo, la arrogancia, la prepotencia, la vanagloria y que siempre en el ejercicio de nuestro ministerio, nos mostremos como servidores, a ejemplo de Jesucristo que no vino a este mundo a ser servido sino a servir.”

Enfatizó que se debe servir hasta dar la vida, de manera especial a la gente más necesitada: “… se te ha encomendado en la ordenación diaconal el ministerio de la caridad, tienes que servir hasta dar la vida, servir al pueblo de Dios, sobre todo aquellos sectores más necesitados de nuestro pueblo. Un servidor debe servir a ejemplo de Jesús dispuesto a dar la vida como Cristo, que nos demostró su amor hasta dar la vida por toda la humanidad.”

Al final de la celebración se tomaron una foto panorámica en el altar que destacó por la presencia del arzobispo, sacerdotes, familiares y un grupo de pequeños acólitos que de manera muy segura y entusiasta ayudaron en toda la ceremonia.

En el mes de diciembre, el P. Javier será ordenado sacerdote junto a los demás legionarios que en estas semanas están recibiendo el orden del diaconado.

Javier Gaxiola Loustaunau, L.C. 

Nació en Hermosillo, Sonora, el 3 de septiembre de 1987. Su vocación surgió en el seno familiar, fue la tierra buena donde Dios fue sembrando su palabra, sus gestos y sus mensajes entre mucho amor y generosidad. Estudió en el Centro Vocacional de Monterrey. Ingresó al noviciado de Alemania en agosto de 2003, posteriormente estudió humanidades clásicas en Salamanca, España. Estudió la licenciatura en filosofía y el bachillerato en teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma. Realizó sus prácticas apostólicas como promotor vocacional en Torreón y en Chihuahua.  Actualmente, está realizando su ministerio como director de la sección de jóvenes en el sur de Guadalajara.

Sobre su vocación, Javier nos comparte: “Realicé mis prácticas apostólicas como promotor vocacional en Torreón y en el Estado de Chihuahua, donde también fui director del ECyD y de la sección de jóvenes del Regnum Christi. Fueron años donde aprendí a amar como Cristo, a madurar en la fe y, sobre todo aprendí que el apostolado es querer tanto a las almas como las quiere Cristo, con nombre y apellido. Creo que mi corazón lo dejé en esas tierras”.

Puedes ver una fotogalería de la ceremonia aquí.