Ser consagrada es tener la mirada siempre fija en Él

0
247

Emisión de votos definitivos.

El 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, Liliana Ruiz Villarreal, emitió sus votos definitivos, consagrando su vida total y exclusivamente a Jesucristo y al anuncio de su Reino con las Consagradas del Regnum Christi. La ceremonia se llevó a cabo en el Centro de formación de Monterrey.

Estuvo acompañada por consagradas del Regnum Christi, miembros del Movimiento, Legionarios de Cristo y Laicos consagrados.

“Ser esposa de Cristo es una realidad divina, la expresión de todo un misterio de semejanza y de unión, de amor dado y recibido, de identidad, de fidelidad, de entrega absoluta. Ser esposa es entregarse como Él se entregó, para ser toda suya”.

Escuchando la voz de Dios, Liliana respondió con un “sí” generoso a su llamada de abrazar el mismo estilo de vida de Cristo, viviendo los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia; sellando para siempre su alianza con Cristo.

El P. Peter Coates, capellán del CECVAC Institute en Monterrey dijo en la homilía: “En el Evangelio que acabamos de escuchar, Dios ha puesto sus ojos en la pequeñez de su esclava. Se puede decir que estas palabras resumen lo que hoy estamos celebrando: la maduración de una historia de amor entre Dios y Liliana.

Una historia que empezó cuando sus papás la trajeron a este mundo. Al traerla a este mundo y criarla en un mundo cálido lleno de fe y lleno de amor, ahí empezó esa historia, ahí se sembró la semilla, desde entonces Lili fue creciendo, sabiendo que Dios era alguien muy importante y especial en su vida, todo ha sido parte de esa historia de amor entre Dios y Lili.

Hoy vamos a encomendar a Lili en este momento tan importante de su vida, en el que sella definitivamente su amor con Cristo, para ser toda suya”, puntualizó el padre.

Finalmente dijo: “Vamos a agradecer y encomendar a sus papás que están aquí a su lado para que Dios les siga dando mucha fuerza y mucha fe para acompañar a Lili en este camino. Sepan que cuentan con las oraciones de ella y de todos nosotros”.

Carmen Ramírez, directora territorial de Monterrey, recibió sus votos definitivos y le entregó el anillo, símbolo de su entrega total y perpetua al amor de Cristo y de su Iglesia. Por su parte, el P. Peter Coates, LC, selló esta entrega invocando sobre ella el don del Espíritu Santo.

Terminando la celebración eucarística, el papá de Lili, expresó el gozo que siente por el llamado que Dios le ha hecho y cuán orgulloso está de ella.

Al finalizar la misa se ofreció una recepción en la que acompañaron a Liliana su familia, sus amistades, las consagradas del Regnum Christi, los laicos consagrados, así como también los legionarios que concelebraron y seglares del Regnum Christi.

“A través de la oración y del acompañamiento me di cuenta que Dios desde siempre me había escogido, y que su plan está pensado para hacerme feliz. Me consagré el 13 de agosto del 2011, y aunque no todo ha sido fácil, Dios nunca me ha dejado sola y me ha hecho sentir la paz y felicidad que promete”, expresó Lili.

Liliana Ruiz Villarreal es mexicana, nació el 15 de diciembre de 1992. Conoció el Movimiento a través de su familia y de uno de los colegios de la Red Semper Altius en donde estudiaba. Desde la infancia, perteneció al Club Net y al ECYD. Fue colaboradora ECYD en Guadalajara en el verano del 2007. Fue miembro del Centro estudiantil tres años. Hizo su primer año de formación en Monterrey y los siguientes tres en Greenville, Rhode Island. Actualmente es instructora de formación en el CECVAC Institute en Monterrey.

Galería fotográfica: