Unidos en la oración – Campaña de oración por el Capítulo General y las Asambleas Generales

0
282

Unidos como familia, pidamos a Jesucristo Eucaristía por cada una de las vocaciones del Regnum Christi.

En estas semanas que faltan para que inicien el Capítulo General Extraordinario y las Asambleas Generales del Regnum Christi, queremos invitarlos a ofrecer las horas eucarísticas que se lleven a cabo en las diversas secciones, centros y obras de apostolado para pedir por cada una de las vocaciones del Regnum Christi y por los frutos del proceso de renovación.

El 28 de octubre, en la misa de clausura del sínodo de los jóvenes, el papa Francisco, recordando el pasaje del ciego Bartimeo, mencionó que nuestra oración no es para Jesús «algo molesto que dificulta el camino, sino una pregunta vital».

Conscientes del valor que Cristo da a nuestra oración (cf. Jn 14, 13) y de que Él está realmente presente donde dos o más personas se reúnen en su nombre (cf. Mt 18, 20), la oficina internacional de comunicación ha propuesto una iniciativa para encomendar los frutos del Capítulo General extraordinario y las Asambleas generales y el proceso de renovación del Regnum Christi.

La campaña consiste en adoptar un delegado, rezar en las horas eucarísticas del mes de noviembre la Oración por los frutos del proceso de renovación y pedir en ellas por las vocaciones que componen el Regnum Christi, así como por los frutos del proceso de renovación.

Se propone reflexionar en los siguientes textos: 

Jueves 1 noviembre: Oramos por los Laicos del Regnum Christi meditando en el pasaje del Evangelio Mt. 5, 13-16. “Sal de la tierra y luz del mundo”.

 

Jueves 8 de noviembre: Oramos por los laicos consagrados del Regnum Christi meditando en el pasaje del Evangelio Lc. 10, 25-36. “El buen samaritano”.

 

Jueves 15 de noviembre: Oramos por las Consagradas del Regnum Christi meditando en el pasaje del Evangelio Mt. 28, 1-8. “Jesús resucitado se aparece a las mujeres”.

 

Jueves 22 de noviembre: Oramos por los Legionarios de Cristo meditando en el pasaje del Evangelio Jn. 13, 2-15. “El lavatorio de pies”.