Mensaje del Colegio Directivo Territorial en la festividad de Nuestra Señora de los Dolores

0
96
El Colegio Directivo Territorial les envía esta comunicación a los miembros del Regnum Christi

 

 

San Pedro Garza García, N.L., 15 de septiembre de 2020

Solemnidad de Nuestra Señora de los Dolores

 

A los miembros del Regnum Christi del territorio de Monterrey

 

Estimados miembros del Movimiento:

El día de hoy, 15 de septiembre, celebramos la fiesta de la Virgen de los Dolores, símbolo del sufrimiento de María por Jesús. «Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás y María Magdalena» (Jn. 19, 25).

Recordemos esa bella figura del rostro de María que comunica dolor y pena, lágrimas, un rostro afligido con indumentaria morada en señal de penitencia y un pañuelo entre sus manos para secar su llanto. Esta fiesta data de la Edad Media y el Papa Pío VII la oficializó en 1814.

Esta fiesta nos recuerda los siete dolores que sufrió la Virgen María: la profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús; la huida a Egipto; la pérdida de Jesús; el encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino al calvario; la crucifixión y agonía de Jesús; la lanza que atravesó su costado y el recibir a Jesús muerto en sus brazos; el entierro y la soledad de María.

Ante tanto dolor de María, podemos encontrar en ella esa esperanza que se traduce en fortaleza para afrontar las dificultades que se nos presentan día a día. María es un bálsamo para el dolor.

Y el dolor es una experiencia personal que indudablemente nos ha acompañado, bien sea en la vida personal, de nuestras familias, de nuestros amigos; una experiencia muchas veces compartida con otros por momentos de dificultad o sufrimientos.

Y es aquí donde recordamos a María y nos encomendamos día a día para que interceda por nosotros y por todos los miembros del Regnum Christi. Ella es un bálsamo para el dolor y el sufrimiento; una esperanza y una luz que nos guía por el sendero oscuro; que alimenta nuestra fe y que nos acompaña hasta la meta.

Queridos miembros del Regnum Christi, hoy más que nunca recordamos a María, en medio de tantas dificultades. Vivimos una pandemia que nos ha obligado a cambiar nuestra forma de vivir y de adaptarnos a nuevas formas de hacer las cosas con ese celo evangelizador que nos mantiene unidos a la vid del Señor.

Tenemos muchos retos que afrontar y ahora más que nunca, trabajar unidos con la Santa Iglesia. Hace unas semanas tuvimos la gracia de tener un encuentro virtual con Mons. Alfonso Miranda Guardiola, Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Nos externó las principales preocupaciones que tienen nuestros pastores los obispos: pobreza, empleo y acompañamiento de las personas. Los efectos de esta pandemia se empezarán a vivir pronto y como miembros del Regnum Christi es nuestra responsabilidad ser un movimiento en salida, al encuentro de las necesidades de los demás, con solidaridad y colaboración, con humildad y valentía.

Encomendemos nuestro caminar a la Virgen de los Dolores y vivamos esta fiesta con la consciencia de ser los miembros del Regnum Christi que hoy necesita la Iglesia.

Invitamos a encomendar en el Santo Rosario a toda la familia del Regnum Christi, a nuestros pastores y a todos los que sufren en torno a la cruz de Cristo.

Cordialmente,

 

P. Paul Lara, L.C.                        Carmen Ramírez                                 José Mateos

Colegio Directivo Territorial de Monterrey