Ordenaciones diaconales en Guadalajara

0
1277

20160709_11080120160709_11362420160709_11493620160709_114955Cardenal José Francisco Robles Ortega: “Como ministros del altar proclamarán el Evangelio, prepararán el sacrificio y repartirán a los fieles el Cuerpo y la Sangre de Cristo”

El sábado 9 de julio, el 20160709_12032220160709_122327Cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ha ordenado diáconos a dos Legionarios de Cristo en la parroquia de San Francisco Javier de las Colinas, en Colinas de San Javier. Los dos nuevos diáconos, Diego Arregui y Luis Antonio López son originarios de Guadalajara y serán ordenados sacerdotes el 10 de diciembre en Roma.

En la celebración, el P. Emilio Díaz-Torre, L.C., director territorial de Monterrey, agradeció al Cardenal Robles Ortega, a los familiares y amigos participar en estas ordenaciones: “Es motivo de gran alegría para nosotros como Legionarios y como miembros del Movimiento Regnum Christi, contar hoy con su presencia paternal en esta celebración en la que conferirá la ordenación diaconal a dos hermanos nuestros. Le agradecemos mucho a Usted, Eminencia, que esté aquí presente y que comparta con nosotros el gozo de ver entrar a estos hermanos nuestros en el misterio del Corazón misericordioso de Cristo, que tanto nos ama y que se entrega por cada uno de nosotros… Agradecemos de modo especial también la generosidad de sus familias y el apoyo que les han dado a lo largo de estos años de formación.”

Durante la homilía, el Cardenal Francisco Robles invitó a los nuevos Diáconos: “En su condición de diáconos, es decir, de servidores de Jesucristo, que se mostró servidor entre los discípulos, siguiendo gustosamente la voluntad de Dios, sirvan con amor y alegría tanto a Dios como a los hombres”

Pidió a los nuevos diáconos: “No se dejen arrancar la esperanza del Evangelio, al que deben no sólo escuchar, sino además servir. Viviendo el misterio de la fe, con alma limpia, muestren en sus obras la palabra que proclaman”.

Además de los legionarios que viven en Guadalajara, acompañaron a los nuevos diáconos sus familiares y amigos. Asistieron también miembros consagrados, los seglares del Regnum Christi, los apostólicos de Guadalajara y sacerdotes Legionarios de Cristo que concelebraron en la santa Misa.

¿Quiénes son los nuevos diáconos?

El P. Luis Antonio López, L.C., nació en Guadalajara, Jalisco. Es el menor de 6 hermanos. Entró en el centro vocacional de los Legionarios de Cristo en la Ciudad de México. Ingresó al noviciado de Salamanca, España en el 2001 y tras la primera profesión en el 2003 fue enviado a Cheshire (USA) para estudiar humanidades clásicas. En el 2005 se trasladó a Roma donde estudió dos años de filosofía. De 2007 a 2011 ayudó en la formación de los seminaristas menores en Sao Paolo (Brasil) y en la ciudad de Guadalajara (México). En el 2011 regresó a Roma para terminar sus estudios de filosofía y teología. El P. Luis Antonio comenzará su ministerio diaconal en Italia.

Comenta en este día: “Mi gratitud la dirijo en modo especial a mi familia, y también a mis formadores que me han asistido en estos años y que han sabido ser instrumentos de Dios. Gracias a su entrega y su comprensión he podido salir adelante superando los diversos obstáculos que se han ido presentando en estos años. Dios es fiel y puedo atestiguar que en ningún momento me ha abandonado. A Cristo y a María va mi mayor gratitud por su fidelidad y su misericordia”.

Diego Arregui Castelló nació en Guadalajara, Jalisco. Es el segundo de una familia de cuatro hijos. De sus padres recibió la vida y la fe, y un ejemplo de grande amor por Dios nuestro Señor. Ingresó al seminario menor de los Legionarios de Cristo en la Cd. de México durante la preparatoria. Hizo el noviciado en Irlanda y profesó sus primeros votos en 2003. Estudió humanidades clásicas en España, y después filosofía en Italia. Durante sus años de pastoral fue parte del equipo de formadores del Noviciado de Cheshire, Estados Unidos. Iniciará su servicio como diácono en Caracas, Venezuela.

El diácono Diego Arregui Castelló nos comparte: “Estoy muy agradecido con Dios por haberme llamado al sacerdocio en la Legión de Cristo. Desde pequeño respiré en mi familia un ambiente de fe muy real. Tengo dos hermanos y una hermana, a los que les debo mucho. Mis dos abuelitas han sido un ejemplo para mí de fortaleza y de amor a la voluntad de Dios. Ellas nos transmitieron también la devoción a la Virgen María y al Sagrado Corazón”